LOST IN MOROCCO, LA ÚLTIMA AVENTURA DE MOTOS MARÍN

Del calor del estrecho al frío de la montaña, de las carreteras asfaltadas a terrenos de inquietas dunas, del trasiego de la ciudad a inhóspitos huertos de palmeras y pueblos de adobe. De Elche a Marruecos.

El pasado 25 de Mayo, desde Motos Marín decidimos perdernos en una travesía única que atravesaba Marruecos. ¿Quieres conocer más? Descubre cada etapa y rememora junto nosotros esta experiencia inolvidable.

Etapa 1

Salida desde la ciudad de Elche, con destino Almería, a las 18:30 de la tarde

Día 1.   280 Km

Elche – Huércal-Overa
Huércal – Overa – Almería
Almería – Melilla

Etapa 2

¡Llegada a Melilla y empieza la aventura!

Día 2.   500 Km

Melilla –  Nador
Nador – Guercif
Guercif – Midelt por la montaña JEBEL BOU IBLANE

Pasamos del calor del estrecho, al frio de la montaña. Pasamos de las carreteras asfaltadas, a pistas de diverso terreno, incluida piedra suelta, con el “baile” consiguiente debido al peso excesivo que llevamos en las motos. Pasamos del polvo de las pistas a la lluvia fría, de estar montados en las motos, al suelo con dos caídas en parado. Pasamos de ver los niños en los parques de Elche a verlos en mitad de la nada con rosetones en la cara del frio, agradecidos por darle bolsas de chucherías. 

Pasamos de la vida monótona a estar y sentirnos vivos por la superación del primer día en la aventura “LOST IN MOROCCO”.

Etapa 3

De Midelt a Amellago por Rich.

Día 3.  150 Km.

Midelt – Amellago o Agoudal. Pasando por el pueblo de Rich.

Del frio de la montaña de Midelt al calor del valle de Amellago, con una diferencia de 12 grados centígrados, pasando por la ciudad de Rich, adentrándonos en su mercado y paseando por entre sus tiendas, comprando los dulces típicos del Ramadán y pan redondo, al horno de leña. Circulando por la inmensidad de las carreteras infinitas. Acercándonos al precioso valle de Amellago y viendo la vida diaria de sus gentes. Cruzando el rio con el agua gélida del deshielo. Hablando con el herrero del pueblo, observando la ancestral manera de fabricar rejas de ventanas a golpe de martillo con su ensordecedor sonido. Paseando por las calles de la edad media con los túneles frescos del pueblo de Ait Sidi Mhamed. Envolviéndonos de los olores que viajar en moto nos ofrece, al pasar por el vergel de vida que las laderas del rio dan a los habitantes del magnifico valle de Amellago.

Vida, agua, sol, tierra, en definitiva, “VIVENCIAS”.

Etapa 4

De Amellago a Amellago, ruta en circulo

Día 4.  250km

Circulo de piedra (ruta circular).

Precioso día que comienza con una ruta entre acantilados impresionante de piedra por Tihereint Nigrane. Solitarios y sin turismo alguno hasta llegar al pueblo de Tahemdount, con su Kasbha en ruinas y su Morabito en decadencia.

Es una ciudad de paso en la ruta Tinejdad. Pasamos por rectas kilométricasy llegamos a la bulliciosa ciudad de Tinerhir. Giro a la derecha y preciosas imágenes de los pueblos tras el rio y entre los palmerales; preludio del magnifico escenario que nos espera en las impresionantes Gargantas de Todra. Hacen sentirse a uno mismo pequeño ante las inmensas paredes de piedra.

Seguimos por un precioso valle plantado de trigo, con los chopos movidos por el viento y la temperatura va descendiendo por momentos. Y por fín vamos llegando de nuevo al precioso lugar de Amellago, punto de salida y regreso.

En el camino los cementerio de los pueblos recuerdo que en este lugar, el final de la vida lo marca una piedra en la cabeza y otra en los pies, dejando claro que todo empieza y termina en un círculo de piedra.

Etapa 5

Desierto

Día 5. 230km

De Amellago a Merzouga .

Hoy ha sido un día de desierto y calor, pasando de 25ºC a 39ºC y hemos sentido la verdadera esencia de lo que es una aventura en un lugar así. Paisajes llenos de increíbles gargantas de piedra, llanuras desérticas inmensas, y en ocasiones, salpicadas de algunos huertos de palmeras y pueblos de adobe.

Contraste increíble del suelo negro de piedras basálticas y los colores marrón y naranja de las acumulaciones de arena y mini dunas. Y es sólo un preludio de lo que nos estaba esperando.

Hemos sido unos valientes insensatos, metiendo las motos cargadas a tope y con los neumáticos sin reducir su presión, por las mini dunas, con su consiguiente atasque en la fina arena y la posterior sudada para sacarlas de ahí.

De Erfoud nos dirigimos a Rissani con su mercado de dátiles y “parking” de burros. Hemos salido rumbo a las dunas de Merzouga, primero de un color rosa pastel y conforme te acercas cambiando a naranja. Esto es un auténtico imán para esta zona Preciosas y majestuosas conforme cae el sol y se muestran sus sinuosas formas, dejándonos como colofón final la salida de la luna llena tras las míticas dunas que marcan el alma y nos dicen que estamos “en serio” en el DESIERTO.

Etapa 6

Sabores

Día 6. 360Km

De Merzouga a Agdz. Calor, arquitectura antigua y sabor.

En Rissani y escondidos por entre sus palmerales y a las afueras del centro se encuentran restos de arquitectura preciosa y nada turística digna de poner en valor aun a pesar de que perdería la esencia de lo desconocido.

Edificaciones con sus arcos en cualquier lugar escondido del pueblo mas pequeño y recóndito que nos transportan a épocas pasadas y casi a la edad media.

Carreteras rodeadas de desierto y acacias, distintivas de África y calor, que nos dejan bien claro el continente en el que nos encontramos.

Sabor en la comida del pueblo de Alnif y nuestro amigo Moha, con su ensalada marroquí con comino y vinagre, así como esos pinchitos de ternera, pavo y kofta, que te llenan el paladar del autentico sabor marroquí.

Símbolo en la foto del Amazir o hombre libre, con los tres dedos en la mano, relatando perfectamente lo que hacemos con las motos por Marruecos, SER LIBRES.

Etapa 7

Cambios

Día 7. 380km

De Agdz a Imlil.

380km en los cuales la tónica fue cambio constante, cambio en la temperatura, cambio en el ritmo de conducción, cambio en la altitud y cambio en el paisaje, del desierto puro al verde y la frondosidad de la falda del Tourkal.

De las ruinas de algunas Kasbahs en Agdz, a las llanuras que preceden a Taliouine, cuna del azafrán en Marruecos, con poblaciones dispersas y distantes entre si que esconden puertas y arcos preciosos. Pasando por un paisaje muy parecido a la dehesa española y llegando a la incierta carretera que nos llevaría a la antigua mezquita de Tinmel, símbolo del los Almohades con la base de su otrora gran minarete hermano de la Koutoubia y la Giralda.

Punto especial para la llegada a la subida del valle que nos lleva a Imlil, 17km de “OLOR A VIDA”, tierra húmeda, plantas aromáticas, fruta y mil olores más, merecida recompensa para el largo día de cansancio por la conducción, conformándonos con tan pequeño pago, el olor de un valle que rebosa “VIDA” y que llena los sentidos y el alma del viajero inquieto.

Etapa 8

Recuerdos

Día 8. 280 km

De Imlil a Ouarzazate

Desde la salida del pueblo de Imlil con su espectacular rio de agua rugiendo entre las piedras y sus preciosos paisajes, al olor de mi niñez del campo recién labrado, siguiendo por la ruta de montaña con elintenso olor a pino que nos lleva al valle de Ourika. Bordeando la gran ciudad de Marrakech por entere sus inmensos campos de olivos y almazaras, con el peculiar olor a alpechín. Llegando de pleno a la nacional 9 que pasa por el afamado puerto de montana del Tizi n´Tichka, con las espectaculares vistas y 15ºC. Comenzamos el descenso hacia Ouarzazate legando con una temperatura de 36ºC, ciudad esta ultima cuna del cine por excelencia, en la que se encuentra el oasis del descanso que es Riad Dar Chamaa, recuerdos de anteriores estancias y alojamiento perfecto en la bulliciosa ciudad de Ouarzazate.

Etapa 9

Pasión

Día 9. 470 km

De Ouarzazate a Midelt.

Saliendo de Ouarzazate por las rectas inmensas parece que nunca llegara el final, rompiéndose la monotonía por el cruce de los lagartos que toman el calor del asfalto. Anticipándose el valle de las rosas por el olor de las mismas, mentonera levantada para llenarnos de dicho olor y marcar para siempre el paso por ese lugar. Rectas, más rectas, dejando volar la imaginación ante la monotonía del camino, pero la grandilocuencia del paisaje inmenso. Llegada a Er Rachidia y cambio en la conducción y paisaje. Mezcla de palmeras, rio, piedras y las Kasbahs en ruinas que guardan la parte de misticismo y dan que pensar en sus antiguos moradores.

Viaje, vidas, PASIONES.

Etapa 10

Día 10. Últimos (muchos) Km

Desde Midelt a Melilla y desde Almería a Elche.

Por la carretera conocida como “La Interminable”, termina esta aventura “LOST IN MAROCCO”, día largo y de muchos kilómetros, lleno de sensaciones encontradas. La añoranza de ver a la familia y las ganas de regresar otra vez a Marruecos. No habiendo terminado uno y pensando en el siguiente viaje, pero el que es “inquieto de alma” y esta ávido de vivencias, le pasa esto: “NUNCA TERMINA DE VIAJAR EN LA VIDA”.

Esto es lo que me pasa a mi, que la palara “terminar” se convierte en “interminable”, puesto que siempre estoy en danza con algún viaje, pero es que nunca se siente uno más “VIVO” que viajando, conociendo el mundo y disfrutando de las mil sensaciones que nos ofrece todo lo que nos rodea, incluyendo los 3600 Km de dura carretera y pista de este viaje, que forjan la identidad del viajero en moto.

Termina Lost In Marocco 2018 da comienzo Lost In Marocco 2019. 

Viajar convierte nuestra vida en INTERMINABLE.

Gracias a mis compañeros de viaje Paco y Rubén, lo hemos pasado en grande, risas, chascarrillos, bromas y ayuda mutua. Gracias “maquinas”, no han dado problema alguno pese a lo duro y exigente del viaje, pero, ¿que íbamos a esperara de la V-Strom?.

Gracias a los patrocinadores y amigos que de una u otra forma apostaron por ello, en especial a MOTOS MARÍN, ya que sin su mayor apuesta no hubiera sido posible esta aventura.

Salvador Gómez Sánchez

www.salvadorgomezsanchez.com